NOTICIAS

  • Otro excelente artículo publicado en Brainbuilder.es. Esta vez, de la mano de Alfonso Espejo, nos adentramos en el maravilloso mundo de las neuronas, neurotrasmisores y hormonas. Miramos de cerca el órgano más complejo del ser humano: El cerebro.

    ¿Afecta el ejercicio físico a la estructura, fisiología y funciones cerebrales?  

    LA RESPUESTA ES UN ROTUNDO:

    El ejercico físico mejora nuestra capacidad de atención, incrementa considerablemente nuestra memoria y mejora nuestras funciones ejecutivas, entre las que se encuentran funciones como toma de decisiones, control de impulsos y memoria operativa (capacidad de manejar información mentalmente). ¡¡Imagina el efecto que esto puede tener en tu rendimiento académico, personal y laboral¡¡

    ¿Lo mejor de todo? No hace falta ser un súper deportista, gastarse mucho dinero en actividades dirigidas, ni sufrir durante largas horas en el gimnasio para beneficiarse de los efectos del ejercicio. Con tan sólo 30 minutos de ejercicio aeróbico diario tu cerebro notará la diferencia. Puedes correr, nadar, ir a la motaña o simplemente dar un paseo por tu ciudad.

    Si eres de los que no se ven dando un pase por el parque y prefieres las pesas, el entrenamiento de fuerza también tiene efectos beneficiosos a nivel cognitivo. Así que, !manos a la obra¡

    ¿Cuál es tu excusa?

    Entrena tu cuerpo, mejora tu cerebro

    Si te ha gustado, no dudes en compartirlo, si te has quedado con ganas de más, puedes encontrar el artículo completo en el siguiente enlace

     

    Enlace: brainbuilder.es
  • En una publicación anterior, hablaba del deporte como herramienta ideal para la trasmisión de valores

    Ahora, desarrollamos más el tema en este artículo publicado en BrainBuilder. Nos adentramos en las profundiades teóricas y prácticas sobre la importancia de los valores en el deporte. Así como de la mejor forma de utilizar esta herramienta para favorecer al desarrollo integral del deportista.

    Si te has quedado con ganas de más no dudes en descargarte TOTALMENTE GRATIS La llave del Rendimiento. El libro de psicología deportiva más completo y práctico de toda España!

     

    Enlace: brainbuilder.es
  • ‘Los jóvenes de ahora son mimados, desagradecidos, vagos, dependientes y cómodos’.

       Seguro que este tipo de creencias te son familiares. Es posible que hasta tú mismo te hayas sorprendido en alguna ocasión teniendo pensamientos similares. Incluso tú, que eres joven, te habrás encontrado a ti mismo/a en más de una ocasión juzgando a los aún más jóvenes porque ‘yo a su edad no era así’ y ‘esos sí que no tienen ni idea’.

       De forma casi sistemática, a lo largo de la historia, generación tras generación se acusa y hasta culpabiliza a los jóvenes de tener las cosas ‘demasiado fáciles’. De ‘tenerlo todo hecho’. Estas sentencias suelen aderezarse con una mezcla de menosprecio, ligera rabia y hasta tintes de envidia.

       Como consecuencia de haberse criado ‘entre algodones’ estos jóvenes, obviamente, no saben apreciar el valor del esfuerzo ni lo que es el sacrificio. Ellos no tienen PROBLEMAS (así en mayúscula). Y de tenerlos, son nimiedades comparado con ‘los PROBLEMAS de antes’. O por lo menos este es el pensar de muchos.

       Estos juicios despectivos hacia la juventud, llevan ocurriendo desde que los padres son padres y los abuelos, abuelos. Y aunque ‘no estén bien’ ni sean del todo cierto, son normales. Son un mecanismo adaptativo del cerebro humano y una consecuencia natural del desarrollo de nuestra especie: Siempre en busca de más y mejor.

       Por un lado, sesgamos la realidad de forma que nos resulte lo más favorable posible. Nosotros hemos llegado hasta aquí sin estas facilidades, luego nuestro progreso vale más. Y aunque genere mal estar, al cerebro, ser víctima le sale más a cuenta que ser verdugo: Es una posición más pasiva (por lo que consume menos recursos) y nos permite justificar nuestro comportamiento evitando responsabilidades.

       Por otro lado, la especie humana en pleno instinto de supervivencia, ha buscado formas de facilitarse la vida y salvar todas esas carencias fisiológicas que tenemos respecto a las otras especies. Aunque la historia nos muestre que este empeño de querer siempre más y mejor, en ocasiones nos lleve a tener justo menos y peor (guerras, enfermedades, destrucción del entorno…) en líneas generales, desde una perspectiva limitada (la mía) por el propio entorno sociocultural, se puede afirmar que las generaciones nuevas vivien con más comodidades y facilidades que las anteriores (o por lo menos eso se pretende). Por lo tanto, culpar a las nuevas generaciones de aprovechar el progreso logrado, es contradictorio a las ansias de progreso de la propia especie. Además, recordando los sesgos con los que funciona el maravilloso y limitado cerebro humano, sólo se está valorando una parte de la realidad. Menospreciando o ignorando las dificultades propias de legado que le toca vivir a estos nuevos jóvenes.

       Con estos juicios que parecen trasmitirse de padres a hijos, los jóvenes españoles de hoy en día son criticados por no tener ambición, ser conformistas, dependientes, inmaduros, carentes de objetivos y sin intereses… ¿Pero esto es realmente así?

    Mi respuesta es un contundente NO.

       No vamos a negar el hecho de la falta de interés general y desmotivación de algunos jóvenes. Pero ni son la mayoría ni están tan carentes de ambición o intereses como parece.

       Existen jóvenes carentes de ambición, mimados y dependientes. Sí (También adultos). Sin embargo, muchos de estos jóvenes a los que juzgamos por su aparente desidia, simplemente pueden encontrarse abrumados ante las múltiples posibilidades e información contradictoria que ofrece el entorno. Es más, comparada con la información que se manejaba hacía 30 o 40 años, la de la actualidad parece infinita. Y aunque hemos evolucionado bastante en formas, nuestro cerebro y fisiología siguen siendo prácticamente iguales que hace 5000 años.  En otras ocasiones a pesar de tener claras sus metas, les faltan herramientas para establecer bien los objetivos que les permitan llegar a ellas o para manejar situaciones, cayendo en una red de ‘deseo e intenciones poco productivos’.

       Ahora bien, tengo la suerte (desgracia, a veces) de estar rodeada de gente joven. De observarla en diferentes ámbitos y desde diferentes perspectivas: Como profesora, psicóloga, hermana, compañera de entrenamiento/clase, amiga y hasta como propia joven que soy (sí, todavía me considero una de ellos. Que por cierto… ¿cuándo se deja de serlo?). Y tras conocer de cerca a este puñado bastante representativo y heterogéneo de jóvenes, puedo afirmar con bastante seguridad, que las creencias con las que comienza este texto son falsas, o por lo menos no del todo ciertas.

       En todos estos entornos, encuentro jóvenes perdidos y asustados, sí. Pero también jóvenes trabajadores, con ambición, con valores, con objetivos sociales, profesionales y políticos. Todos los días trato con jóvenes que sufren, que lidian con PROBLEMAS. Problemas a los que plantan cara, afrontan y superan. Jóvenes que no son perfectos, que hacen un mundo de la nada, que salen de fiesta y beben, y se drogan, y despilfarran, y discuten. Pero también son jóvenes que estudian, entrenan y trabajan. Cuidan de sus mascotas, quieren y respetan a su familia. Jóvenes que no dudan en sacrificar horas de fiesta y descanso para ir a entrenar o quedarse una noche estudiando o programando una asamblea en su barrio. Jóvenes como en el vídeo, que madrugan para ir a competir y hasta dejan de comer o beber para poder hacerlo.

      En definitiva, jóvenes con ganas, con ambición y dispuestos a luchar si la cosa se tuerce. Y este vídeo sólo es una pequeña (pequeñísima) muestra de todos estos jóvenes de los que hablo.

    Enlace: w.youtube.com
  • Un quinto puesto que sabe a poco... seguimos sumando con Marina Fernández Ramírez y Judo Fontenebro
    Gracias por el apoyo OpenSistemas Coreevo (estrenando ropa compresiva para ajustar peso 👌) Jordi Riba (lo mejorcito del mundo en fisio, literal). 
    Próxima parada ➡Open de Praga!

    Enlace: judonoticias...
  • 🌐Tras mucho trabajo, HogrefeSport Psicología tiene el honor de haber participado en la creación de la plataforma Brainbuilder.👈 En ella podrás encontrar artículos, podcasts, vídeos y muchas más cosas sobre psicología deportiva y su relación con la salud, fitness, nutrición.

    🌐Como agradecimiento por el apoyo, al suscribiros en la web tendréis un ¡¡¡¡EBOOK GRATUITO📖!!!!!! completisimo de más de 300 hojas sobre psicología deportiva en muchas disciplinas deportivas, nutrición, oposiciones, etc. Date prisa, ¡¡¡solo hay 1000 ejemplares!!!. 
    Nos ha llevado muchísimo trabajo y esperamos que lo sepas valorar y sacar el mayor provecho posible, así como 👉difundirlo👈 a todas las personas que quieras para comenzar a poner la psicología deportiva donde se merece. 

    🌐Si no te quieres perder nada, suscríbete a nuestra pagina y pronto obtendrás muchas mas noticias y novedades sobre todo lo que vayamos sacando (canal de youtube, instagram, asesorías online, infoproductos, seminarios y muchos más proyectos). Poco a poco iremos mejorando aportando mucho más valor. Por supuesto, cualquier sugerencia que nos hagas llegar sera bienvenida!

    Además, puedes seguir a los diferentes miembros del equipo en sus redes sociales para aprender con todos sus aportes.
    Esto solo acaba de empezar y esperamos convertirnos en la web de referencia sobre psicología deportiva a nivel hispanohablante.

    Muchas gracias por tu apoyo y recuerda: si puedes pensarlo, puedes conseguirlo.

    Equipo Brainbuilder

    👉Web: http://brainbuilder.es/

    👉Video de lanzamiento: https://youtu.be/arHV7rJ_sOA

    👉SoundCloud: https://soundcloud.com/user-61371711

     

    Enlace: subscribepag...
  • ¡¡¡Los títulos federativos para entrenadores están en vías de extinción¡¡¡¡
    Si estás interesad@ en obtener el TÍTULO OFICIAL de entrenador de judo o tienes dudas respecto a la homologación de tu título federativo Tándem Técnicos Deportivos es la solución.

    -Enseñanza Homologada y oficial (oposiciones, acceso universitario...)
    -Contenidos de calidad 100% prácticos
    -Profesorado formado y actualizado. Referentes nacionales e internacionales en su ámbito
    -Compromiso de calidad y transparencia

    Escríbeme a mí o a Tándem Técnicos Deportivos con cualquier duda al respecto ¡la solucionaremos lo antes posible!
    #Tándem #eligetándem #técnicosdeportivosjudo #formaciónpsicología#psicologíadeportiva #enseñanzadecalidad #hogrefesport
     

    Enlace: tdtandem.com
  • La motivación es dirección + esfuerzo. Es aquello que nos hace avanzar (o no) hacia los objetivos. Hacia aquello que anhelamos.

    Si el cerebro fuera un coche, la motivación sería la gasolina necesaria para llegar a la meta. Nosotros, obviamente, seríamos el conductor. Aunque a veces, nos cansamos y dejamos que un chófer coja el mando un rato (sería como ponernos en piloto automático. A veces nos dejamos llevar por el tiempo, por otras personas, por decisiones...hablaremos de ello en otro post)

    Desde la psicología, debemos recordar que el ideal de motivación es intrínseco y controlable. Esto es, que nos muevan elementos internos y que dependan solamente de uno mismo. No basarnos en un resultado o una valoración externa. Este tipo de motivaciones podrían materializarse en cosas como: el placer la propia actividad, la satisfacción de necesidades psicofisiológicas o sociales (como la necesidad de relacionarse o aliviar el estrés) o la superación de retos personales. 

    Sin embargo, existe otro tipo de motivaciones, también válidas caso necesarias. Las motivaciones extrínsecas: el reconocimiento, el dinero, las medallas, el apoyo. Si la motivación intrínseca funcionaba como la gasolina. Se podría decir de estas que funcionan como el aceite del motor. No es lo que nos debería de mover, pero sin él el motor puede llegar a romperse (todavía no somos coches eléctricos)

    En este caso, toca reconocer y aplaudir a estos deportistas españoles (entre ellos un compañero de tatami, Niko Shera). Que no sólo han logrado destacar en su país. Si no que han llegado a ser los mejores del mundo en su disciplina. Un mérito que la mayoría de las personas no podrá alcanzar nunca. Lo que hace de este, un logro aún más valioso por lo difícil de alcanzar.

    Junto a estos, que se han coronado como los mejores del mundo, existen otros cientos de deportistas españoles que, aunque no se han coronado (todavía) como campeones del mundo, se encuentran entre los mejores del mundo en su disciplina también. Y, pese a toda la inestabilidad social y económica que ha acechado y acecha a España en estos tiempos. Tener a tantos deportistas rondando la cima del mundo (más de los que creemos) deja a estos deportistas y al resto de los españoles en muy buen lugar

    ¡¡Enhorabuena, gracias y a seguir entrenando¡¡

    Enlace: mundodeporti...
  • Hace poco encontré en las redes una carta cuyo titular rezaba lo siguiente: ‘no tuve un padre pero tuve algo más importante, un sensei’ https://www.judonoticias.com/no-tuve-padre-pero-tuve-algo-mas-valioso-un-sensei-2/ .

    El titular llamó mi atención, no sólo por lo emotivo de la noticia, sí no por la naturaleza de la relación que auguraba esta carta. Como psicóloga formada e interesada en relaciones de apego y roles emocionales, pensé: -un entrenador no es un padre. Y este intercambio o sustitución de roles no es justo para ninguna de las partes-. Primero porque un entrenador/a no debería tener la responsabilidad legal, social y emocional de un padre o madre para con un alumno. Segundo porque un niño no debería verse en la situación de necesitar una figura paterna alternativa*.

    Por muy cercana, vital e importante que pueda llegar a ser la relación con un/a entrenador/a, no deja de ser diferente a la que se tiene con un padre o una madre.  Y esto es así por muy fuerte que sea el vínculo y a pesar de las muchas similitudes y funciones que puedan compartir ambos.

    Los entrenadores educan (y mucho), pero no crían.

    Esta diferencia no tiene que por qué indicar nada malo. Al contrario, en muchas ocasiones tiene consecuencias positivas en la conducta del niño y en su aprendizaje. Ejemplo de ello podrían ser los desafíos o ‘irreverencias’ que un adolescente puede llegar a mostrar hacia su figura paterna/materna. Pero que no se le ocurriría repetir con su entrenador, maestro o sensei. Incluso cuando la figura paterna y la de entrenador recaen en la misma persona, si existe una diferenciación de roles, se aprecia un comportamiento diferente según la función que se cumpla en cada momento.

    *Sin embargo la realidad no siempre es justa. A veces no existe una figura paterna o cuidadores suficientes que cubran todas las necesidades del niño. Este es el caso del protagonista de la carta, quien no tuvo padre y la relación con su sensei (entrenador de judo) cubrió los huecos de esta falta. No obstante, no se debe obviar que esta ‘sustitución’ nace de una carencia, que en ningún caso es justa para el niño que creció sin esa figura paterna.

    Dicho esto, y remarcando el papel del deporte en la construcción de la personalidad (García, 1997; García y Ruiz 2016; Hernández y Jiménez, 2016).  No cabe duda lo importante que puede llegar a ser la relación con el entrenador para un deportista. Y viceversa.

    Si eres entrenador o deportista, y has pertenecido al mismo club/equipo durante un largo periodo de tiempo, te harás una idea de lo influyente que puede ser la figura del entrenador en las decisiones vitales de un deportista o lo implicado que puede llegar a estar un entrenador en los acontecimientos que le ocurran a este.

    La transcendencia que puede llegar a tener esta relación para ambos la hacen susceptible de ser una relación de apego. Y como tal será un elemento clave en la construcción de la personalidad de los deportistas.

    Además, cuanto más avanzada es la carrera deportiva más peso tiene esta relación. Llegando a convertirse, en ocasiones, en una relación central sobre la que se organiza el resto (si algo falla en esta relación otros aspectos y relaciones se tambalean).

    No obstante, no hay que olvidar que, aunque todo es susceptible al cambio y a la reparación, las bases de esta (y cualquier) relación se asientan en el comienzo.

    La forma en la que un deportista vive las relaciones con su entrenador y con el deporte, dependerán en gran parte de las experiencias que haya tenido con este y otros entrenadores desde el comienzo de su carrera deportiva. Es decir, de cómo ha vivido el deporte desde la base.

    Es la forma en la que el entrenador de apoya, de enseña, de afronta los fallos y aciertos. La forma de acercarse y calmar al deportista cuando lo necesita, o dejarle espacio para aprender cuando así lo requiere, donde la construcción de un apego seguro entra en juego.

     

    AHORA BIEN, ¿QUÉ ES EL AEPGO?

    ¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE EN LA RELACIÓN ENTRENADOR-DEPORTISTA?

    El apego es un vínculo afectivo intenso, duradero, de carácter singular entre dos personas que se establece mediante interacciones recíprocas y que tiene como principal función cubrir necesidades físicas y emocionales. Si el vínculo se ha establecido de forma segura, la ausencia de la figura de apego provoca angustia. Por otro lado, su proximidad y accesibilidad otorgan una sensación de protección y seguridad (Bowlby, 1979).

    John Bowlby recoge y conceptualiza por primera vez las bases de la relación de apego en la ‘Teoría del Apego’ (Bowlby, 1980, 1973, 1969). Este y otros autores (Lafuente, 2000; Fonagy, 2004; Hervás, 2000; Main, 1996), enfatizan la importancia de la vinculación de apego en los primeros años de vida en el desarrollo del niño.

    El ser humano no viene al mundo con mecanismos de autorregulación, ni con capacidad de autonomía. Por el contrario, según esta teoría, es esta necesidad y búsqueda de vinculación la que asegura su supervivencia (Bowlby, 1990).  De forma paralela, las relaciones con los demás se convierten en la mayor fuente de conocimiento.

    La figura de apego principal será la encargada, desde un primer momento, de detectar y cubrir las necesidades del niño de forma cercana, coherente, segura... Si esto sucede, el niño, y el futuro adulto, desarrollará sentimientos de autoconfianza, mecanismos de autorregulación, necesidad de sociabilización y será capaz de explorar el mundo con seguridad (Lafuente, 2000).

    De lo contrario, la probabilidad de desarrollar baja autoestima, conductas patológicas, problemas de relación con otros y con el entorno o incluso trastornos de la personalidad, aumentan considerablemente (Soares y Dias, 2007; Camps-Pons, Castillo-Garayoa, Cifre, 2014 Santelices, Guzmán y Garrido, 2011).

    Es cierto que existe una ventana crítica de establecimiento de apego (de 0 a 3-5 años según autor), en la que el cerebro del niño es más plástico y es más fácil establecer conexiones cerebrales. En raras ocasiones, el entrenador será la figura de apego principal. Sin embargo, la capacidad del cerebro de crear y modificar conexiones, y por ende la capacidad de las personas para establecer vínculos de apego se extiende a lo largo de toda la vida (Moneta, 2014).  

    Aunque la relación de apego con los cuidadores principales será la más relevante en la formación de la personalidad del niño. Las vinculaciones que se establezcan con otras figuras de apego se convertirán en factores de riesgo o protección, según se trate de apegos seguros o inseguros.

    Por ello, la capacidad de los entrenadores de dar apego seguro a sus deportistas puede llegar a convertirse en un factor de protección vital para el deportista. Este tipo de relación será la que potencie las cualidades de la persona, la que favorezca el aprendizaje y la que proteja de desarrollar síntomas patológicos (como ansiedad excesiva y miedo a la competición). De lo contrario se puede llegar a confundir apoyo con presión, ‘hacer duro’ con negligencia y ser exigente con sobre-exigir.  Sólo a través del establecimiento de relaciones de apego seguro, la persona no solo podrá rendir al máximo. Si no que será capaz de disfrutar de ese rendimiento.

     

    Dar apego seguro, entendido. Pero...

    ¿EN QUÉ CONSISTE? ¿ QUÉ OTROS TIPOS DE APEGO EXISTEN?

    Todas las relaciones de apego se basan en tres principios

                              CONEXÓN  -   REGULACIÓN  -   EXPLORACIÓN

     

    CONEXIÓN

    Identificar las necesidades físicas y emocionales y cubrirlas de forma adecuada según desarrollo y situación de cada persona.

    Trasmitir empatía y confianza

     

    REGULACIÓN

    Regular los estados emocionales del otro y enseñar a autorregular.

    Trasmitir calma.

     

    EXPLORACIÓN:

    Crear un entorno seguro a la vez que estimulante para que el niño explore y conozca sus límites.

    Vigilar, ser base segura y refugio a salvo cuando ya no se quiera explorar.

     

    Tipos de apego y fallos principales (Delgado, 2004).

     

    APEGO SEGURO

    ✓ CONEXIÓN

    ✓ REGULACIÓN

    ✓ EXPLORACIÓN

     

    APEGO ANSIOSO-PREOCUPADO

    ✓ CONEXIÓN:  A veces demasiado simbiótica

    X REGULACIÓN:  La figura de apego no sabe regular sus estados emocionales ni regular al niño

    X EXPLORACIÓN; Se vive con preocupación y/o ansiedad la exploración del niño. La figura de apego no es base segura

     

    APEGO EVITATIVO-DISTANCIANTE

    X CONEXIÓN: No se conecta con las necesidades propias ni las del niño

    ✓ X REGULACIÓN: ✓ Buenos mecanismos de regulación. X A menudo hiperregulados. No muestran emociones

    ✓ X EXPLORACIÓN: ✓ Se fomenta la exploración y la autonomía.  X Sobre-exigentes, no se admiten los fallos. La figura de apego no es refugio a salvo

     

    APEGO DESORGANIZADO 

    Maltrato/negligencia/Abuso

    X CONEXIÓN Desconexión total con las necesidades del niño.

    X REGULACIÓN La figura de apego es motivo de desrregulación

    X EXPLORACIÓN No se explora de manera adaptativa ni acorde a la edad. Conductas abusivas y patológicas

     

    ¿COMO DAR UN APEGO SEGURO?

    Desde los más pequeños hasta los deportistas adultos viven situaciones emocionales muy intensas durante o debido a la práctica deportiva. Si no, imaginen a un niño con baja tolerancia a la frustración quedando último en los juegos de una clase o siendo incapaz de superar con éxito un ejercicio. O a un deportista senior, jugándose toda la temporada en una competición. A nivel psicológico y emocional, las reacciones de ambos pueden abarcar desde un berrinche hasta un arranque de ira descontrolada. O desde un pequeño gesto de tristeza y ansiedad, hasta un profundo sentimiento de tristeza y una desmotivación total por la práctica deportiva.

    Ante estas situaciones, pero también ante la posible consecución de logros o en momentos en los que hay que ‘apretar un poco las tuercas’ del deportista para aumentar su rendimiento, el entrenador debe preguntarse cómo actúa él en el día a día:

    • ¿Cómo vives estas situaciones de descontrol emocional?
    • ¿Consigues regularte fácilmente? ¿hay situaciones en las que no?
    • ¿Eres capaz de entender y aceptar cómo y cuánto le afecta esto al deportista?
    • ¿Le das la importancia justa o por el contrario quitas importancia al asunto (‘no es nada’)?
    • ¿Consigues calmar y acercarte a ese niño/deportista?
    • ¿Ignoras su problema hasta que se le pasa solo o tu conducta lo altera aún más (‘me enfado con el’) ?
    • Si tu como entrenador te equivocas, ¿Eres capaz de reparar el daño (admitir, explicar, pedir perdón)?
    • ¿Ofreces un entorno seguro a la vez que estimulante en el que se pueda crear, equivocarse y aprender de ello o en general se viven los fallos con mucha angustia?

    En definitiva….

    • ¿Tienes un papel proactivo y 100% beneficioso en la relación con el niño?

    Respondiendo a estas preguntas de la forma más objetiva posible, el entrenador puede hacerse una idea de si está dando a sus alumnos un apego seguro. Si es capaz de autorregularse a sí mismo y a sus alumnos. Así como de entender, aceptar y cubrir las necesidades tan diversas de cada deportista. Y de conseguir que el entrenamiento sea un espacio en el que los deportistas se sientan tan seguros como para equivocarse y aprender de ello, sin que ello suponga una experiencia traumática. Entonces, será muy probable que se esté ofreciendo un apego seguro.

    En la práctica, pese a lo complicado que pueda parecer a veces, más de la mitad de la población ha recibido apego seguro. El ser humano en general, y en relaciones de apego en particular, tiende a repetir los modelos dados. Por lo tanto, pese a pequeños fallos (humanos) que se puedan cometer. El cariño, la paciencia, el sentido común y la auto-revisión (cómo me suelo comportar yo conmigo, con los demás. Pero, sobre todo cómo se han comportado conmigo) serán las herramientas claves en la construcción de apegos seguros en el entorno deportivo.

    Encuentra el artículo también en Brainbuilder.es

     

    REFERENCIAS

    Bowlby, J. (1979). The making and breaking of affectional bonds. London: Tavistock.

    Bowlby, J. (1969). Attachment and Loss, Vol. 1: Attachment. London: Hogarth Press and the Institute of PsychoAnalysis.

    Bowlby, J. (1973). Attachment and Loss, Vol. 2: Separation: Anxiety and Anger. London: Hogarth Press and Institute of Psycho-Analysis.

    Bowlby, J. (1980). Attachment and Loss, Vol. 3: Loss: Sadness and Depression. London: Hogarth Press and Institute of Psycho-Analysis.

    Camps-Pons, S., Castillo-Garayoa, J. y Cifre, I. (2014). Apego y psicopatología en adolescentes y jóvenes que han sufrido maltrato: implicaciones clínicas. Clínica y salud, 25(1), 67-74.

    Delgado, A. (2004). Estado actual de la teoría del apego. Revista de Psiquiatría y Psicología  del Niño y del Adolescente, 4(1), 65-81.

    García, M (1997). Personalidad y deporte. Ensayos: Revista de la Facultad de Educación de Albacete, (12), 273-284.

    García, A. y Ruiz R. (2016). La personalidad del deportista: una revisión teórica desde la perspectiva de rasgos/The personality of the athlete: a theoretical review from the perspective of traits. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, 1(51).

    Hernández y Jiménez, A. (2016). Personalidad y respuesta psicológica en deportistas. Representación temporal y adaptativa del proceso persona-deporte. Retos: nuevas tendencias en educación física, deporte y recreación, 1(30), 211-215.

    Moneta, M. (2014). Apego y pérdida: redescubriendo a John Bowlby. Revista chilena de pediatría, 85(3), 265-268.

    Santelices, M., Guzmán, M. y Garrido, L. (2011). Apego y psicopatología: estudio comparativo de los estilos de apego en adultos con y sin sintomatología ansioso-depresiva. Revista Argentina de clínica psicológica, 20(1).

    Soares, I. y Dias, P. (2007). Apego y psicopatología en jóvenes y adultos: contribuciones recientes de la investigación. International Journal of Clinical and Health Psychology, 7 (1), 177-195.

    Enlace: brainbuilder.es
  • El judo, para mí, lejos de ser sólo un deporte con el que ejercitar cuerpo y mente. Ha resultado ser una forma de ganarme la vida, de aprender a ser, de conocer, de compartir, de enseñar... En definitiva, una forma de vivir la vida.

    Descubre alguno de los muchos beneficios psicológicos que puede ofrecerte en el siguiente enlace. Todos los beneficios son compartidos con la mayoría de deportes, sobre todo os de contacto. Sin embargo, adquirirlos a través del judo hace la experiencia aún más completa y sencilla.

    Mencionaría el autocontrol, la gestión de la frustración, el aumento de la tolerancia al sufrimiento y al dolor como beneficios aún más específicos de este deporte. ¿Y para ti, cuál es el principal beneficio del judo?

    Enlace: judonoticias...
  • Si pudiera representar el camino del éxito en una imagen, esta sería sin duda, una escalera.

    Cada uno de los escalones representaría las circunstancias particulares de cada persona. Algunos escalones harán más fácil la subida. Otros, en cambio, serán muy difíciles de superar. 

    Ya sea por el obejtivo en sí, o por las circunstancias de cada persona, el camino de algunos puede ser más corto y sencillo. Otros, en cambio, recorrerán un camino largo y empinado. Repleto de escalones resbaladizos. Puede hasta que falten escalones (como la suerte) o que se pise en falso y se descienda.

    En este post, comenté la importancia de la perseverancia y determinación (GRIT) como factores claves en la consecución del éxito.

    Es en estos momentos de dificultad, cuando las piernas ya no responden o no hay suelo firme que pisar. Justo antes de querer abandonar, el momento en que perseverancia y resiliencia entran en juego. Ambas, serán las aliadas que evitarán una caída mayor. Sujetándonos, ayudando a levantarnos, hacíendonos visibles otros caminos o dándonos herramientas y energía para reparar los rotos.

Patrocinadores Brainbuilder

hogrefesport.com usa cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de usuarios y optimizar su servicio. Para más información lea Política de Cookies. ×